Como vimos en el anterior post, el nuevo paradigma turístico obliga a que las ciudades aporten un valor diferencial y una experiencia única al viajero. Haciéndolo sentir como un ciudadano más, viviendo la cotidianidad de la ciudad y conociendo el día a día del ciudadano de a pie.

El trabajo en marketing que viene haciendo Berlín (como producto turístico) es bastante importante y digno del primer análisis de esta sección.

Para comenzar, basta decir que tan sólo la riqueza cultural berlinesa podría, y es, sinónimo de éxito. Ya que tienen el “privilegio” de haber sido uno de los centros neurálgicos de la historia contemporánea.

Pero , ¿y si explotamos esa realidad cultural dotándola de una identidad propia? ¿y si construimos unos valores en torno a ella? ¿y si proponemos y prometemos una experiencia única aprovechando su imborrable pasado?…

Probablemente todas estas preguntas son las que se propusieron a nivel estratégico como hilo conductor para que Berlín decidiese y prometiese ser algo auténtico, propio y mucho más que una ciudad muy potente a nivel cultural.

Para bajar todos estos conceptos, decidieron sacar algunas comunicaciones como :

Creación de la marca “Be Berlín, the place to Be”, jugando con el verbo “To Be” y sus dos significados Ser/estar. Algo así como: Berlín, el lugar para ser/estar. Mostrando al viajero que en Berlín encontrarás tu autenticidad y te sentirás como en tu propia casa.

 

Freiheit Berlín (Libertad para Berlín), haciendo alusión a su pasado como parte de su oferta. Sabedores de que es imposible escapar de él, pero con un tono algo inspirador y con toque de controversia.

La mayoría de las acciones son en Alemán, precisamente por mostrar ese carácter real y propio.

Además, están usando técnicas de gamificación para aumentar el alcance de las campañas. A través de la creación de una web donde invitan a los turistas a subir fotos con el hashtag #BeBerlin #FreiheiBerlin, y marquesinas en lugares emblemáticos donde invitan a los viajeros a que se hagan fotos y las suban a sus redes sociales.

De esta manera amplia el alcance de las acciones siendo los propios turistas los que comparten los contenidos.

Todo este tipo de acciones hacen que se relacione la marca Berlín con viajeros contentos, conociendo experiencias nuevas, encontrando una ciudad que aporta valores distintivos y experimentando una experiencia turística recordable.

El mercado turístico de ciudades es tan competitivo, que sólo destacarán las que se propongan mostrar una personalidad única, especial y poniendo al turista en el centro de todas las estrategias.

suscribete_branfluence

¿Quieres dejar un comentario?

Please enter your comment!
Please enter your name here